Es, de lejos, la propuesta más homosexual de lo que llevamos de muestra, pero también es una de las más radicales de esta edición. No os dejéis llevar por el trailer donde apenas se atisba la cantidad de sexo explícito gay que harán que esta cinta apenas se distribuya en mucho países por el tabú.

No parece gratuito, pues el film, abunda en la corriente filosófica de que no hay nada más cercano a eros que tanatos, es decir, la estrechísima relación que tiene nuestra pulsión sexual con el hecho de que seamos mortales.

En el pase de prensa de la sección Un Certain Regard hubo tantos abucheos como aplausos y vítores, la crítica considera que la película inaugura un nuevo género el “porno-noir”, pues además de cruising en torno al lago entre cuerpos desiguales –que se lo digan al cura de Churra- hay también un asesinato que marca los destinos de los protagonistas.

Si ninguna distribuidora se atreve a llevarlo a los cines, al menos, ojalá que algún festival de cine LGTB se anime a incluirlo en su programación, pues el director Alain Guiraudie no solo presenta el sexo furtivo como una emoción sincera, sino que combina a la perfección lo sucio de este tipo de encuentros con la elegancia con que abraza el thriller.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...